ALIMENTACIÓN ANTICANCER

Como una alimentación sana puede ayudarte a prevenir o combatir el cáncer?

 El cáncer es una enfermedad multifactorial y según el EPIC (Estudio ProspectivoEuropeo sobre Nutrición y Cáncer), iniciado en los años 90 con 521.000 personas, Las causas de cáncer son:

  • 5-10%genéticas
  •  90-95%, causas medioambientales, de las cuales la dieta representa el 30-35% 

Alimentos ecológicos, locales y mayoritariamente vegetales constituyen una forma inmejorable de prevenir el cáncer.

Si además son cocinados de la mejor forma posible, estaremos ahuyentando los procesos cancerígenos de nuestro organismo de la manera más efectiva.

En la génesis del cáncer existen varios mecanismos comunes que constituyen el terreno que favorece el crecimiento y desarrollo de los tumores:

  • Sistema inmune deprimido.
  • Ambiente inflamatorio.
  • La glucosa, la insulina y  el exceso de IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina).
  • Exceso de radicales libres. Estrés oxidativo.
  • Angiogénesis.
  • Flora intestinal alterada.
  • Obesidad

A través de la alimentación vamos a intentar influir en el microambiente tumoral y ponérselo más difícil al cáncer para progresar. Se ha demostrado que una dieta con un 80% de vegetales y un 20% de proteína animal en forma preferentemente de pescado puede ayudarnos en la prevención y tratamiento de la enfermedad.

Antes de continuar dejémoslo claro: son recomendaciones saludables para toda la familia, no son una dieta milagro, ni tampoco garantizan que no vayamos a contraer esa u otras enfermedades, aunque sí nos ayudará a cocinar más sano, experimentar con alimentos y contribuir a la prevención no sólo del  cáncer sino también de la obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) si toda la población tuviera un estilo de dieta saludable, la incidencia de cáncer disminuiría aproximadamente un 30%.

La dieta es muy importante, a través de ella se vehiculizan tóxicos ambientales: Compuestos organoclorados de los pesticidas, bisfenol A y ftalatos de los plásticos, o PFOAS y metales pesados en utensilios de cocina.

Es un misterio para cada uno de nosotros la predisposición genética que podemos tener para padecer cáncer y, de igual modo, es un misterio cuál es nuestra susceptibilidad ante los tóxicos. Es decir, cuál es la cantidad o la combinación de tóxicos que necesitamos para activar un proceso cancerígeno. Por lo tanto, el principio de prudencia nos aconseja evitar los tóxicos reconocidos como cancerígenos (aparte de los citados, no olvidemos alcohol y tabaco) y llevar un estilo de vida saludable, con ejercicio y una alimentación que desestima los alimentos y modos de cocinado que estimulan a las células cancerosas e incluyendo los alimentos ya bien conocidos como anticáncer.

Mucha gente piensa que una vez que le han diagnosticado un cáncer ya no hay nada que hacer y que por mucha fruta y verdura que coma lo único que puede ayudarle a vivir es la quimioterapia, radioterapia y cirugía, pero no es así, y quiero contaros todo lo que podemos hacer para complementar el tratamiento médico oficial con pautas de alimentación que nos ayudan a disminuir los efectos secundarios de la quimio y radioterapia y aumentar la efectividad de estos.

 Guía para ayudarnos a combatir el cáncer:

  1. Platos basados en los alimentos anticáncer, de los que hablaremos en nuestro próximo post.
  2.  Preferiblemente alimentos ecológicos, es decir frescos y de temporada.
  3.  No hay que renunciar al dulce, sí a la bollería y la pastelería industrial.  Sustituir por platos dulces preparados en casa con harinas integrales, grasas saludables y sin utilizar azúcar.
  4.  Abandonar los alimentos precocinados con aditivos alimentarios, los famosos E-1xx,…, azucarados y refinados, así como las grasas trans y las saturadas (margarina, carne grasa, aceites refinados).
  5.  Reducir los lácteos, las carnes rojas y los embutidos.
  6. Introducir abundantes verduras y frutas.
  7.  Dar prioridad a los cereales integrales y las legumbres en forma de guisos.
  8. Reducir las frituras y las barbacoas. Cocinar a fuego lento y al vapor.
  9.  Descartar teflón, aluminio y plásticos tóxicos (el Polipropileno (PP) que es el más seguro para almacenar alimentos es el utilizado por Biotery para sus embalajes). Empezar a usar hierro, carbón fundido y porcelana

Como ya os hemos comentado en nuestro próximo post os hablaremos de los alimentos “anticancer” y de las sustancias toxicas clasificada por la Agencia Internacional de Investigaciones para la Investigación en Cáncer como pro-cancerígenos en humanos.

Estefanía Fuentes López

Nutricionista Biotery